Nuestra manera de trabajar

Si hoy Lagoa ya es parte de la historia y del modo de vida de Caraíva, eso se debe al respeto y al cuidado que siempre hemos tenido con la naturaleza y con la comunidad de aquí. Desde la construcción de la posada, Lagoa investigó y buscó preservar el estilo y las técnicas constructivas de la región, proteger la capa freática, además de contratar y entrenar a mano de obra local.

En la propiedad de Lagoa, hay una naciente y un pequeño lago, y la calidad del agua es testada a menudo. Tuvimos un cuidado especial al construir las fosas y sumideros, reutilizamos el agua de la lavandería y separamos la basura. La materia orgánica es transformada y convertida en compuesto utilizado en nuestro huerto y jardín – cultivados con especies locales.

Pero la especie más valiosa para el Lagoa son los que viven y trabajan aquí. Involucrarse con la comunidad local, la valoración y el respeto a los empleados y el entrenamiento constante del equipo de trabajo son valores que no dejamos de lado. Valores que se reflejan en el cariño de todos de Lagoa contigo que te hospedas aquí.